Página 1 de 1

Un Mundo Feliz.

Publicado: Mar Feb 25, 2020 8:33 pm
por Medio No Oficial
Buenas compañeros.
En mi viaje literario por el género de las distopías, tras haber leído 1984 de George Orwell (un libro que seguro que todos conoceréis) mi última lectura ha sido Un Mundo Feliz, de Aldous Huxley.
Si en 1984, se presenta una distopía socialista sin libertades ni derechos, en esta obra, se presenta lo contrario, un reverso distópico de la posmodernidad capitalista de consumo y confort. Poniéndonos en contexto, nos encontramos con una sociedad futurista, donde ya no existe hambre ni enfermedades, ni el odio, ni la tristeza. Todo el mundo es feliz (de ahí su nombre). Sin embargo es una falsa felicidad, una felicidad que se ha logrado a base de sacrificar cosas tales como el arte, la ciencia, la religión, la filosofía, el amor, las relaciones interpersonales, etc... En pro de la estabilidad social y la satisfacción inmediata de todas las necesidades, placeres y caprichos, y si todo ello falla, siempre se puede tomar una dósis de Soma (una droga que te deja atontado y feliz). Lo más grotesco de esta novela es que la sociedad está dividida en Castas (desde la alfa a la epsilon) y cada casta se dedica a unas funciones, unos roles. Los alfa tienen la función de dirigir la sociedad y los epsilon, los peores trabajos más duros y peligrosos. ¿pero cómo se consigue que una sociedad estable se organice de esa forma sin que haya rebeliones ni descontentos? aquí es donde viene lo más fuerte: Los seres humanos son engendrados en serie siguiendo el modelo fordiano (de hecho Ford es un Dios en esta novela) en una fábrica. En función de la casta que estén predestinados a ocupar son gestados de distinta forma (con más o menos oxígeno) de forma que los alfa son los que se desarrollan mejor (más inteligentes, altos y atléticos) y los épsilon los más infradesarrollados, tontos, bajitos y cuerpoescombros (casi como una especie de homínido extinto). Si esto no fuera poco, lo que marca la diferencia es, una vez han salido de los úteros artificiales (lo único bueno que hay en la novela), son condicionados mediante técnicas pavlovianas para que desarrollen amor por las tareas que vayan a realizar. A los Alfa se les enseña a amar la naturaleza, los libros, etc... asociándo estas cosas a estímulos positivos y a odiar los trabajos mecánicos y sucios, asociándolo a estímulos negativos. Y a los epsilon se los condiciona de forma inversa, para odiar los libros y amar los trabajos manuales y peligrosos. En un momento dado de la novela el protagonista (un alfa) dice a otro que se siente afortunado de ser alfa, que no le gustaría por nada del mundo ser un epsilon, ni un beta, ni ningún otro; a lo que su compañero le responde que la gente de otras castas opina lo mismo de la suya. Esto último es bastante revelador para lo que veremos más adelante.
Algo que también llama la atención de esta ficticia sociedad es que todos los usos morales tradicionales. Por ejemplo, no existen tabúes respecto al sexo, impera la promiscuidad absoluta y la máxima de que "todo el mundo pertenece a todo el mundo", de forma que cada uno puede tener sexo con quien quiera, cuando quiera. Admito que esto fue lo que más gracia me hizo por lo fantasioso que es, al parecer no existen la hipergamia, ni la ley de Briffault, ni la distribución 80/20. La monogamia no solo es cosa del pasado sino que además es algo completamente inmoral, igual como la familia y los hijos.
En resumen, lo que he visto interesante de esta novela, a parte de esto último del irreal libertinaje sexual (que sabemos que no podría darse) es la forma en cómo los distintos niños son condicionados de pequeños a amar su función en la sociedad, por muy esclavizada que esta sea. Cada uno tiene sus roles y es feliz con esos roles. Y esto me hace recordar a cómo hombres y mujeres de pequeños somos socializados de forma distinta, y a los hombres en concreto, igual que a los epsilon, nos enseñan a amar las cosas de hombre, que son los trabajos mecánicos, o a siempre tener un rol activo en todos los ámbitos de la vida, o a no mostrar sentimientos, o a sentirnos felices cuando recibimos validación femenina. Esto me recuerda mucho a lo que decía Esther Vilar (el varón domado), donde decía que las mujeres nos manipulaban y condicionaban para que fuésemos felices, y nos sintiéramos como privilegiados, ejerciendo unas funciones que en realidad las beneficiaban a ellas y nos convertían en meras unidades de producción de recursos.
¿que opinais? ¿hasta que punto hemos podido ser condicionados para "amar" nuestra propia esclavitud? Desde luego, lo que muestra esta novela no es la peor dictadura, pero sí la más sutil y eficaz.

Re: Un Mundo Feliz.

Publicado: Mar Mar 03, 2020 3:01 am
por ElFo
Medio No Oficial escribió: Mar Feb 25, 2020 8:33 pmDesde luego, lo que muestra esta novela no es la peor dictadura, pero sí la más sutil y eficaz.
No sé si ésa, la dictadura de la mente, no es la peor de todas. En las otras, por lo menos podemos darnos cuenta de quién es el enemigo.

Al leer la novela, me he preguntado a cuáles métodos de sometimiento reales aluden el soma y la hipnopedia.

Creo que, sin dudas, el soma es el sexo, sobre todo si consideramos que el impulso sexual está reglado por nuestras hormonas, es decir, drogas auto-administradas que alteran nuestra percepción de la realidad y nuestra conducta.

Y la hipnopedia podrían ser las religiones, las instituciones educativas, las leyes represivas y los medios de comunicación.

Evidentemente, Huxley vislumbró la sociedad de hoy.

Saludos

Re: Un Mundo Feliz.

Publicado: Mié Mar 04, 2020 10:54 pm
por Medio No Oficial
ElFo escribió: Mar Mar 03, 2020 3:01 am
Medio No Oficial escribió: Mar Feb 25, 2020 8:33 pmDesde luego, lo que muestra esta novela no es la peor dictadura, pero sí la más sutil y eficaz.
No sé si ésa, la dictadura de la mente, no es la peor de todas. En las otras, por lo menos podemos darnos cuenta de quién es el enemigo.

Al leer la novela, me he preguntado a cuáles métodos de sometimiento reales aluden el soma y la hipnopedia.

Creo que, sin dudas, el soma es el sexo, sobre todo si consideramos que el impulso sexual está reglado por nuestras hormonas, es decir, drogas auto-administradas que alteran nuestra percepción de la realidad y nuestra conducta.

Y la hipnopedia podrían ser las religiones, las instituciones educativas, las leyes represivas y los medios de comunicación.

Evidentemente, Huxley vislumbró la sociedad de hoy.

Saludos
Muy buena apreciación, sobre todo la del soma con el sexo.